Entrevista a Manuel Jesús Pineda


Fotógrafo autodidacta, afincado en Sevilla, sorprende con unas series fotográficas intimistas, ​​ particulares, oscuras. Aunque el autor confiesa que no busca mostrar la soledad del individuo, lo cierto es que su fotografía está repleta de este recurso: personas, animales, lugares solitarios conforman el universo de este peculiar autor.


Manuel J. Pineda presentará su fotolibro “Ausencias”, e impartirá la charla “Una lectura poética de la realidad” en el Salón de Grados de Derecho, del Campus de Jerez, dentro de las actividades que viene realizando la Asociación Fotográfica de la Universidad de Cádiz, UCAMERA, este martes 19 de marzo a las 18:30.


Me he puesto en contacto con él para realizar una serie de preguntas relativas a su producción, desde sus comienzos hasta ahora. Este ha sido el resultado de dicho contacto.


-En todas las biografías sobre su persona, nos cuentan que es natural de Jerez, pero no nos dicen el año de su nacimiento. ¿Le importaría decirnos qué edad tiene? Y por curiosidad, ¿en qué barrio se crio?


Soy del 60, por lo que ya peino canas. Nací en la actual calle Bizcocheros esquina con Caracuel, antes Cardenal Herrero. Barrio de la Albarizuela.


-¿Cómo recuerda su infancia en Jerez?


Como la de cualquier niño en aquella época en una familia casi numerosa de clase media. ​​Vida hogareña y de vecindad con poca relación con el exterior. Lo que más recuerdo y añoro son las tardes que pasaba en la azotea contemplando el vuelo de las golondrinas sobre el fondo de la cúpula de San Pedro y jugando con mis hermanos entre sábanas tendidas. Siempre fui muy tímido por lo que pasé más tiempo observando que actuando.


-Durante su estancia en Jerez, ¿tuvo alguna relación con las asociaciones fotográficas?


Mi dedicación a la fotografía fue muy tardía. Antes mi pasión fue la lectura de prosa, ensayo y sobre todo poesía. Escribía versos y aforismos, pero nada reseñables, por lo que pasé de la palabra a la imagen (íntimamente relacionadas), buscando el canal expresivo más adecuado a mis capacidades. Con las asociaciones y el mundillo fotográfico nunca tuve relación.


-He leído que es de formación autodidacta. ¿Reconoce alguna influencia de las figuras de la fotografía de Jerez: Campúa, Ragel, Pereira...?


Hice un curso básico de técnica de revelado analógico en Sevilla y nada más. El resto de conocimientos los adquirí a base de lecturas de libros, revistas especializadas y experiencia práctica tanto en casa como en la calle. Antes de marchar de Jerez no tenía especial interés por la fotografía, aunque conocía y me gustaba mucho un libro de Pereira que se titulaba “Donde Jerez sueña”. Su foto de portada y algunas interiores sí que dejaron un rastro visible en mi forma de mirar, ahora que vuelvo a hojearlo.


-¿Qué referentes fotográficos tiene usted?


En un principio los clásicos de Magnun (Cartier Breson principalmente). A escala nacional, García Rodero, Masats etc… Ahora me interesan más los fotógrafos expresionistas vivenciales estilo Ackerman, Petersen, D Ágata…, a los que hay que añadir autores de otras disciplinas artísticas como los escritores Fernando Pessoa o Samuel Beckett, los cineastas Víctor Erice, Tarkovsky , los músicos como Bach, o los filósofos como Gustavo Bueno. La mirada no sólo se nutre de imágenes sino de todas las manifestaciones culturales y vitales.


-En sus series “Alteridades” y “Ausencias” creo reconocer la utilización de analógico, ¿es así?


No, todas son fotografías digitales. La dicotomía analógica/digital es meramente instrumental y no afecta al proceso fotográfico, ni determina o condiciona los resultados ni el posible valor de la imagen.


-¿Qué técnicas fotográficas utiliza usualmente?, ¿realiza tomas fotográficas en digital o analógico?, ¿revela usted mismo, imprime, realiza forzado, usa trípode?, ¿qué tipos de objetivos prefiere?


No utilizo ninguna técnica concreta ni en la toma, ni en la edición posterior. La toma es directa sin intervenir en el desarrollo azaroso o causal de los acontecimientos y lo único que me determina las variables expositivas son las condiciones de luz en las que se desarrolla la escena. El efecto no lo persigo ni lo creo premeditadamente; lo encuentro y lo conforma la propia realidad. Todas las tomas son en digital desde el año 2005/06 en el que dejé el analógico. No hay forzado más allá del ajuste de las variables de tono, contraste, sombras, etc., que homogenicen los resultados de las diferentes imágenes. Por las condiciones ambientales en las que hago mis series (noche, lluvia, iluminaciones contrapuestas y escasas…) siempre utilizo focales fijas (45mm convertido en un 90mm por x2) aberturas de 1.8 y 1.4, ISO 1600/3200 y velocidades 1/60-80. No utilizo trípode, el enfoque es manual y a veces el disparo para pasar desapercibido se realiza a la altura del pecho, sin encuadrar por el visor. Por todo ello las copias impresas de tintas pigmentadas (laboratorio externo) dan la impresión de ser analógicas y forzadas por el grano (ruido) pero este resultado no es intencionado sino forzado por las condiciones de luz.


-En la mayoría de sus series, ¿podríamos hablar de los géneros fotografía cándida, fotografía callejera...?


La cándida no sé a qué se refiere; en la callejera sí me podría encuadrar, pues mis series son urbanas, aunque difieren sustancialmente de los arquetipos fotográficos que en dicha categoría se enmarcan, pues en ellas se diluye intencionadamente cualquier elemento espacio/temporal reconocible. Según una división propia, yo la encuadraría dentro de la fotografía de base real no intervenida (sólida para Fontcuberta), de carácter poético no referencial. Utilizando otros términos, podría decirse que son fotografías de apariencia falaz (intentan subvertir la realidad con sus propios elementos) siendo veraces.


-En su charla “La poética de la fotografía en la calle” nos cuenta: “La fotografía de calle tiene el poder de aislar, fijar y enmarcar retazos efímeros del suceder vital de las ciudades. La elección idónea de los elementos (emplazamientos, personajes, arquitecturas, mobiliario, luces…) y su conjunción o yuxtaposición azarosa en un espacio y tiempo determinados, aportan a la imagen una fuerza poética capaz de subvertir la propia realidad visible.” ¿Realmente usted capta siempre esas imágenes desde lo azaroso o hay algún tipo de preparación?


Como dije anteriormente, no hay preparación alguna. Es un azar controlado, pues la variable espacial (emplazamientos fijos) la controlo y lo único que dejo al azar es la contingencia de las personas y sus movimientos que aparecen en ese marco ya determinado. Cuando encuentro un emplazamiento adecuado intento previsualizar las imágenes que el azar me puede ofrecer y disponerme para su captura.


-Tomando como base su trabajo “Anonimus”, ¿se necesita mucha paciencia para tomar ese tipo de imágenes?


Claro, son jornadas de muchas horas en un mismo lugar, presuntamente elocuente y pregnante, a la espera de que se den las condiciones para la conjunción expresiva de los diferentes elementos. Uno propone y el azar dispone.


-¿Adivina usted una historia detrás de una imagen casual? ¿Cree que esa historia se refleja en su fotografía?


Siempre que hay personajes hay historias, pero estas son inescrutables para el fotógrafo y el espectador. De hecho, lo que me interesa es no acotar el significado de la imagen, sino que ésta tenga un carácter polisémico y produzca tantas interpretaciones como espectadores la observen. Lo explícito y unívoco es un valor para la fotografía documental, de paisaje, científica etc…, donde prima la verosimilitud de la imagen con respecto a la realidad fotografiada.


-Viendo sus series fotográficas, distingo en casi todas un elemento común, el tránsito, ¿es así?, ¿por qué le interesa?, ¿qué quiere transmitir?


La fotografía como tal no es un lenguaje, no hay correspondencia unívoca entre significante y significado pero, como cualquier realidad que se materializa con forma y contenido y que puede ser percibida, transmite información, sensaciones e interpretaciones, la mayoría de las veces ajenas a las intenciones del autor. Lo que sí es evidente es mi interés por el hombre, su relación con el espacio público, con sus semejantes, su permanente fluir (valores estéticos, compositivos y sintácticos) y como contrapunto los lugares de estancia, de espera y transporte (valores simbólicos, expresivos y semánticos), aunque esta división no sea estricta porque en realidad se conforman y determinan entre sí.


Los porqués tienen que ver con mi experiencia vital, mis inquietudes, mis frustraciones, mi ontología…, una mezcla inescrutable con la que los psicólogos o psiquiatras pueden entretenerse.


-¿Hay empatía hacia esos seres desconocidos que retrata?, ¿hay en su fotografía un efecto espejo?


En mis primeras series prima el sentido formal y simbólico de la imagen sobre lo semántico y expresivo, con la serie “Ausencias” la forma o lo denotativo no es preeminente, sino que está implícita y oculta en el rostro de los personajes, y son estos a través de su mirada o disposición espacial los que significan y connotan la imagen. El efecto espejo que caracteriza o define a la empatía me persigue desde siempre, de hecho mi vida la conforman sustancialmente el conjunto de vidas ajenas que interactúan en mi discurrir. Como se preguntaba Tarkovsky, ¿quién soy yo si existe el otro?


-Percibo una sensación de soledad, o aislamiento en sus fotografías, ¿es un sentimiento propio que traspasa a la imagen, o es un recurso fotográfico?


No es un recurso, pues no hago fotografías por encargo ni con un fin determinado, sino que me guío por un impulso propio que no sé bien a qué responde, pero que quizás, como todo, pueda ser debido a experiencias de mi historia personal, que han condicionado la atención de mi mirada por esas imágenes de figuras solitarias, espacios neutros, rostros ausentes o miradas perdidas. Es lo que me atrae y fija mi atención e intento reflejarlo en forma de imágenes que hablen por sí solas y que sean capaces de transcender lo particular o anecdótico. El documento, la información, la narrativa, el ensayo, la antropología…, no me interesan a la hora de tomar fotografías.


-¿Qué es “Ausencias”?


“Ausencias” es un libro de fotografías en blanco y negro donde se muestra una sucesión de rostros y miradas anónimas que bajo el velo de la noche y del cristal empañado por la lluvia, esperan ensimismadas y ausentes ser transportadas de un lugar a otro de la ciudad. Una serie textos cortos acompañan a las imágenes.


-¿Por qué un fotolibro?, ¿conlleva en cierta forma la creación de un recurso narrativo?


Porque el fotolibro es la mejor manera de materializar y darle un sentido unitario a un trabajo fotográfico. Es algo tangible y perdurable que permite una relación íntima entre el autor y el lector a través de su contenido y presentación. Por ello, todo es importante (diseño, maquetación, formato, etc…), aunque lo primordial sean las imágenes y su secuenciación.

En “Ausencias”, el orden de las fotos no responde a ninguna narrativa explícita, ya que cada imagen tiene vida propia, pero sí a cierto sentido rítmico de lectura. Suelo compararlo con una composición musical, donde las imágenes son los acordes que marcan el ritmo de la melodía que la conforma y significa.




Biografía


Natural de Jerez, actualmente reside en Sevilla.

Diplomado en Ciencias de la Educación, se dedica a la fotografía de autor desde hace unos quince años. De formación autodidacta combina la actividad fotográfica con algunas colaboraciones literarias.


Ha sido distinguido en más de cincuenta premios nacionales e internacionales (Helie Memorial, Phoco Valdepeñas, Cerdá y Rico, Asisa, Diputación de Guadalajara, Alcala de Henares, Gil Marraco, Abeja de Oro, Quart de Poblet…), exponiendo y proyectando su obra en diferentes festivales, ferias y galerías de arte (Espacio Foto, Madrid Foto, Festimatge Calella, Foconorte, Casa Arte, Entrefotos, Bienal de Córdoba, Círculo de Bellas Artes…).

Sus fotografías han sido adquiridas por diversas instituciones, museos y colecciones particulares. Ha formado parte del jurado en diversos concursos, impartido conferencias y sus trabajos están editados en libros, catálogos y revistas especializadas.

Series fotográficas del autor:


Puntos suspensivos

Anonimus

Ausencias

Symploké

Alteridades

Adagios

Minuetto

Polisemia b/n

Polisemia color


(Página web del autor: www.manueljesuspineda.es)


Entradas destacadas
Entradas recientes